martes, 11 de mayo de 2010

Sin alas

En Roma sigue lloviendo


Eyjafjalla sigue escupiendo ceniza


Y el viento la sigue esparciendo por todas partes

Quizás nos hemos mal acostumbrado a poder coger un avión en cualquier momento y llegar dónde queremos, quizás debemos darnos cuenta de que nada es tan fácil, de que tenemos que luchar más para conseguir una meta. Algunos pierden vacaciones, otros trabajo, otros vemos temblar los planes para ir a casa, pero pocos se dan cuenta de que es la naturaleza la que nos deja en tierra, no las compañías, ni la tecnología, sino la misma naturaleza que no nos dio alas.

2 comentarios:

cristina dijo...

Cierto! Quizás tendremos que volver a viajar en trenes y coches como hacían nuestros padres... Hoy damos por hecho tantas cosas: nuevas tecnologías que nuestras sociedades pluscuamodernas nos han acostumbrado a utilizar casa día, alienándonos casa día un poco más. Imaginar un mundo sin internet, sin móvil o sin aviones... Difícil verdad?

Golosinavisual dijo...

Imposible en muchos casos, como en el nuestro Cris, ¿cómo volvemos a casa por navidad con solo 3 días de permiso y sin aviones? Nos hemos montado vidas "con alas" sin tenerlas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...